miércoles, 12 de noviembre de 2008



Tomás de Aquino pierde 1/3 de su peso, adelgaza pero no se siente contento; es capaz de armonizar teología y filosofía, pero con -1/3 ya no sabe cómo hacerlo. Renuncia a 2 de las 5 vías para demostrar que Dios existe. Y acto seguido participa en la lucha.